Constantemente estamos siendo influenciados por los medios de comunicación. La mayoría de las personas ven Bloomberg, Yahoo Finance, CNN y otros noticieros financieros de alta exposición, siguiendo sus recomendaciones al pie de la letra. Pensamos que por el hecho de que son instituciones reconocidas y famosas, que todo lo que dicen es cierto. Desafortunadamente la prioridad de estos medios no somos nosotros, sino ellos mismos. Nos esclavizamos a ellos, leyendo y analizando todo lo que publican, pensando que es para nuestro beneficio. Les anuncio lo siguiente: SU BENEFICIO ECONÓMICO NO ES PRIORIDAD PARA ELLOS. Lo que estos medios reseñan no es para ayudarlos, es para hacer más dinero. No se crean al 100% todo lo que ven en la televisión o que leen en las redes sociales, periódicos, páginas financieras y demás.

No se imaginan a cuántas personas he visitado y al preguntarles su opinión sobre la situación económica actual y sus perspectivas, me repiten exactamente lo que ya había leído horas antes. Nos hemos acostumbrado a repetir más y pensar menos. Si sus decisiones financieras son hechas basado en lo que ven en la televisión, tal vez es hora de cambiar de canal. Es útil usar esas herramientas para conocer de eventos actuales que tienen impacto en nuestro día a día pero jamás podremos alcanzar una libertad económica si hacemos caso a todo lo que leemos en los medios. La prioridad de los medios financieros es vender noticias que les hagan dinero.

Estos medios financieros tienen invitados en sus programas, personas de la industria financiera que hacen sus recomendaciones y sus predicciones del mercado. Muchos de estos profesionales son contratados por las compañías de fondos mutuos para que promuevan sus productos. Similar a la industria farmacéutica, en la cual las compañías contratan y pagan a médicos para que reseñen y promuevan sus medicamentos, las grandes casas de fondos le pagan altas comisiones a muchos profesionales de la industria para que hablen maravillas de sus productos.

Deben tener presente que el objetivo de las corporaciones financieras es hacer dinero. No digo que está mal, pero les advierto que los intereses del público inversionista no son su prioridad. En vista a que no podemos influir en ellas tan fácilmente ni hacerlas cambiar de parecer de la noche a la mañana, en lo que el inversor debe enfocarse es en hacer su diligencia e investigación, para tener toda la información relevante antes de tomar una decisión.

El entregar el dinero propio a otra persona para que lo administre es una enorme decisión. Se le está confiando a un tercero el futuro financiero propio y el de su familia. Es por esto que es muy importante que cada uno haga su tarea, y entienda realmente en qué se está metiendo y por qué lo está haciendo.

Es normal que los inversionistas busquen un retorno. El error está en obsesionarse por los rendimientos ya que cuando la parte emotiva entra en juego, las malas decisiones financieras abundan.

Uno de los mayores errores que he visto e inclusive vivido con mis propias inversiones, es el no tener un plan de inversión. Cuando no se establece por escrito el modelo a seguir para invertir, es muy fácil cometer errores emocionales. Al momento de crear un plan de inversiones, se debe ser frío y calculador. Se debe determinar cuánto estoy dispuesto a perder y ganar y qué porcentaje invertiré en cada instrumento. En un capítulo posterior profundizaré en este tema. Mostraré el modelo de portafolio utilizado por uno de los más grandes y más reconocidos asesores de inversión. Enseñaré cómo lo ha empleado a lo largo de su vida y cómo ustedes pueden nutrirse de su experiencia al momento de definir su plan de inversiones personal.

Volviendo al tema principal de este capítulo, el mito de ganarle al mercado, les quiero comentar de uno de los instrumentos más famosos y utilizados a nivel mundial para las inversiones…los fondos mutuos.

Los fondos mutuos son instrumentos en los que se puede acceder a distintos productos financieros mediante una sola estructura. En vez de comprar una acción a la vez, se puede comprar un fondo mutuo de acciones y este vehículo se encargará de comprar las distintas acciones según el criterio del administrador. Es una manera más “económica” de invertir en una amplia gama de productos, el riesgo es que se está confiando en un administrador que quiere ganarle al mercado.

Cuando a uno le ofrecen un fondo, le venden la idea del rating de la empresa o del administrador y de la genialidad de estos altos ejecutivos que saben ganarle al mercado. Estadísticamente, el 96% de los fondos mutuos administrados no logran vencer al mercado sobre un largo periodo de tiempo.

¿A qué me refiero con ganarle al mercado? Al decir esta frase, generalmente se refiere a vencerle a un índice del mercado de valores. Tomemos como ejemplo el mercado de acciones; un índice sería una lista o serie de acciones. Como referencia pueden tomar el S&P 500, el cual es un índice que contiene la lista de las 500 empresas más grandes en Estados Unidos según Standard & Poor’s (en cuanto a tamaño del mercado). Cada día, se mide cómo se comportaron estas 500 acciones y se determina si este índice subió o bajó.

Cuando ven un fondo mutuo de acciones, la labor del administrador es ganarle a índice como el S&P 500 y así justificar al inversionista que le siga confiando su dinero. Les cuento un secreto que ha sido opacado por la industria de los fondos mutuos, ustedes también puede invertir en índices.

La inversión en índices es más económica, posee un riesgo menor (no hay alguien activamente tratando de ganarle al mercado) y medido a largo plazo, rinde mucho mejor que un fondo mutuo.

¿Conocen de Warren Buffet? Por si no saben de él, les comento que es una de las personas más ricas del mundo actualmente. En el 2014, en la carta anual muy famosa que él escribe a los accionistas de sus empresas, explicó que cuando muera, quiere que todo el dinero que quedará a disposición en un fideicomiso para su esposa sea invertido solamente en índices. El motivo de esto, para reducir costos y maximizar rendimientos.

Según Dalbar, uno de los líderes en la industria de investigaciones, en una investigación de mercado hecha entre 1994 a 2013, determinó que el inversionista promedio en un fondo mutuo obtuvo un rendimiento de 5.00% anual mientras que el S&P 500 obtuvo un rendimiento del 9.22% anual durante el mismo periodo del tiempo. Esto significa que si hubiesen invertido $10,000.00 en fondos mutuos, hubieran recibido $26,500.00 al final del periodo vs un retorno de $56,000.00 si hubiesen invertido en el S&P500.

Explican que un error muy común del inversionista promedio es que constantemente salta de producto en producto buscando un mejor rendimiento y a la larga, sus emociones interfieren y dan entrada a las malas decisiones.

Luego de que han aprendido algo que muy pocos saben, es válido que exista la duda de mis palabras. Si es tan abismal la diferencia entre invertir en un índice y en un fondo, ¿por qué la industria de los fondos es tan grande? ¡¡¡MARKETING!!!

Sucede mucho que ciertas empresas de fondos pagan mejores comisiones a sus vendedores para que ofrezcan los productos a sus clientes. En muchos casos los supuestos asesores están siendo influenciados por el pago que van a recibir y no necesariamente por los intereses del inversionista.

Este es uno de los motivos por los que estoy escribiendo este libro. Luego de varios años en la industria, estoy cansado de ver cómo se aprovechan y juegan con los pequeños inversores (y varios grandes también). Me he reunido con cualquier cantidad de asesores financieros y siento que pocos genuinamente velan por sus clientes.

Sigan leyendo, más adelante revelaré estrategias que la mayoría de sus amigos no tiene ni idea que existen.

Yo he caído en la tentación de querer ganarle al mercado y a la larga he terminado perdiendo. El mercado de valores es como el casino, puede volverse adictivo y destructivo. Nos deja ganar un poquito, engrandeciendo nuestro ego de “gurús financieros”, haciéndonos querer ganar más, y más y más para luego dejarnos en cero.

Constantemente vivía en una montaña rusa emocional. Hacía inversiones a través de mi cuenta y cada vez que el producto subía me alegraba y cuando bajaba me molestaba. Sin darme cuenta, yo mismo me encadené emocionalmente con el objetivo de “ganarle” al mercado. Cuán equivocado estaba, me había dejado engañar por esta ilusión ya que pensaba que así es como uno hacía dinero.

Con el pasar de los años me di cuenta que uno no tiene que vivir dentro de este ciclo emotivo. Es posible planificar sus inversiones de una manera que aunque el mercado suba o baje, su dinero tendrá un nivel de protección. He aprendido a que no siempre puedo ganar, que muchas veces me tocará perder. Lo que compartiré con ustedes más adelante son distintas herramientas que les permitirán sentirse cómodos tanto en los buenos momentos como en los malos, ya que su dinero estará diversificado y balanceado. Una de las palabras más importantes al momento de planificar su futuro es la diversificación, también conocida como “no poner todos los huevos en una sola canasta”.