Luego de cubrir algunos mitos sobre la industria financiera y conocer un poco sobre cómo el mercadeo de ciertos productos ha inundado a los inversionistas con vehículos que no necesariamente son los mejores para ellos, quisiera hablar sobre las mentiras más graves, las que nos decimos a nosotros mismos.

Déjenme decirles que la barrera más grande que nos impide a la mayoría de nosotros de alcanzar el crecimiento deseado no son las limitaciones que otros nos ponen sino nuestra propia percepción y creencias.

No importa cuán lejos lleguemos en cualquier tipo de crecimiento; ya sea espiritual, profesional, familiar o cualquier otro, siempre existe un nivel más alto. Siempre existe la posibilidad de crecer un poco más ya que por naturaleza, el ser humano siempre quiere más y más pero a su vez sus propios miedos son los que lo restringen de este deseo.

Todos hemos tenido el miedo a fracasar en algún momento de nuestras vidas. Puede que unos lo demuestren más que otros pero todos compartimos ese miedo. Aunque sabemos qué es lo que tenemos que hacer, ese miedo nos estanca y nos frena. ¿Qué es lo que la mayoría de las personas hacen al encontrarse con ese miedo? ¿Lo enfrentan? ¡NO! La mayoría de las personas se crean historias para justificar el por qué no seguir adelante y justificar ese miedo que sentimos en determinado momento.

Esas historias que nos inventamos por lo general están influenciadas por algo o alguien exterior. Tendemos a culpar a situaciones y así justificamos el no seguir adelante; son historias que nos repetimos constantemente y terminamos creyendo, causando así una limitación auto impuesta en nuestras vidas.

He leído los libros de Tony Robbins, escuchado y visto sus videos al igual que participado de eventos en vivo como el UPW (Unleash the Power Within). Si alguna vez en su vida tienen la oportunidad de asistir al UPW, no la dejen pasar. Son solamente 4 días que transformarán su vida por completo, ayudándoles a encontrar esa fuerza que todos tenemos dentro y poder darle un giro positivo a nuestra vida. Este evento les permitirá hacer una introspección, encontrar los temores o barreras que los están limitando y aprenderán cómo cambiar ese chip en su cabeza.

En este evento salté, canté, grité y disfruté como nunca. La energía de más de 7 mil personas en un mismo lugar es increíble. El ver a tantas personas buscando crecer, buscando vencer sus adversidades y despertar ese gigante que todo tenemos dentro lo hace sentir a uno lo suficientemente fuerte para vencer cualquier reto. Realmente el Néstor que entró no fue el mismo que salió; entré un peón y salí hecho un Rey. Y saben qué es lo más gracioso, que Tony no hace nada más que guiarnos a encontrar el poder dentro de nosotros. No hay magias, trucos ni engaños…es simplemente un evento que nos permite darnos cuenta lo afortunados que somos y que el poder de cambiar nuestras vidas está en nuestras manos, no en las de nadie más.