El tiempo es tan precioso como lo es el dinero.

Horace Mann

Imagina que tienes una fábrica de cerveza sin alcohol, con costo al público de un euro por botella. La tienda donde la venderán, tiene que llevarse al menos un 40% de ganancia de ese precio, es decir, 40 céntimos de cada una de ellas. Alguien tiene que distribuirla, por tanto él se llevará otro 20%, 20 céntimos. También debes pagar por el uso y mantenimiento de tu maquinaria, pagar empleados, luz, teléfono y más servicios… Detengámonos aquí… ¿Cuánto ganarás por cada cerveza? Siendo realistas, tal vez unos dos céntimos por cada una.

Podrías alegarme que si vendes un millón de cervezas tendrías 20.000 euros, así es, tu calculadora como la mía nos ha arrojado esa suma, pero, ¿cuánto ganará tu distribuidor? Si gana 20 céntimos por cada una, multiplicados por un millón… ¡200.000 euros!

¿Quién gana más dinero?

Por eso te recomiendo distribuir productos, no fabricarlos.

¿Es incorrecto fabricar productos? Por supuesto que no, sólo que se gana más dinero distribuyendo que fabricando. Si aún deseas fabricar algo, no te detendré, pero busca también distribuirlo, o construye una gran red de distribución, así ganarás más dinero.

El objetivo de cualquier negocio es tener utilidades, por eso tienes

que saber cómo ganar más dinero. La distribución te dará más de él y te quitará muchos dolores de cabeza.

También podrías diseñar un producto y buscar quién lo fabrique por ti, así sólo colocarás tu nombre en él, pero otro pagará por las máquinas para elaborarlo, los empleados y el costo de la producción.

Es lo que hacen muchos supermercados.

Supongo que te has dado cuenta que varios de ellos ofrecen un producto con su marca, si eres observador, te darás cuenta de que la compañía que lo fabrica es otra. La próxima vez que veas un producto en el anaquel de la marca del supermercado, lee su etiqueta, verás que dice algo como “fabricado por equis empresa para el supermercado ye”.

Con esto tienen un producto que compite con los demás, pero sin adquirir maquinaria, contratar más empleados y dedicarle tiempo para elaborarlo. Esto les proporciona dinero y menos preocupaciones.

Ahora estoy escribiendo este libro en una cafetería popular en el mundo, ella no siembra el café que vende, tampoco lo procesa, sólo lo compra a los productores, coloca su marca y gana millones de euros por su distribución. Otro inicia el proceso y esta franquicia lo termina, ganando bastante por esa acción.

Hace algún tiempo asesoré a una pareja de jóvenes que deseaba iniciar su producción de camisas, ellos no tenían maquinaria especial, ni un lugar y mucho menos empleados, iban a comenzar su negocio a partir de cero. Cuando les mencioné que no invirtieran su dinero montando una fábrica, sino buscaran quién les confeccionara sus productos para sólo dedicarse a la distribución, se asombraron. No podían creer que les estuviese diciendo eso.

Desafortunadamente no me hicieron caso, montaron una fábrica que tuvo pérdidas desde el inicio, como no tenían tiempo de distribuir, pronto tenían más producción que ventas, entonces quebraron. Si sólo hubiesen hecho lo que les recomendé, otro resultado tendrían.

¿Por qué preocuparte por adquirir maquinaria, tener empleados y producir si otros ya lo están haciendo?

Hace años tuve una distribución de champú naturista de cierta marca. Se vendía bastante bien, y como ya tenía un listado de clientes, decidí tener mi propia marca. En lugar de comprar la maquinaria, las materias primas, contratar personas –incluyendo un ingeniero químico–, pagar la licencia de sanidad, rentar un lugar y demás detalles para echar a andar mi fábrica, busqué una que me fabricara el producto.

Me fue estupendo, porque seguí haciendo lo mismo, distribuía mi propia marca y otro se encargaba de la producción, así podía enfocarme en lo que mejor hacía, ganando mucho más dinero que si tuviera mi propia fábrica.

Hazlo simple como yo y busca quién lo fabrique para ti, entonces sólo te dedicarás a distribuir el producto, que será tuyo pero producido por otro, ahorrándote muchos problemas.

Para crear riqueza ilimitada, tienes que aplicar a la distribución los métodos necesarios, entre ellos:

• Reducir el costo de manipulado y transporte del producto.

• Automatizar.

• Subcontratar.

• Encontrar quién trabaje para ti abajo costo o gratis.

• Usar material es económicos y fácil es de encontrar.

Puedes tener un producto único, pero si no posees una estrategia de distribución, no podrás generar riqueza.

Una de las estrategias consiste en usar la distribución intelectual.

¿Sabes qué es la distribución intelectual?

¿No lo sabes? ¡Deberías saberlo! Cientos de compañías se están beneficiando de ella.

¿Por qué tienen éxito las empresas de multinivel? ¿Por qué algunas franquicias se están multiplicando por todo el mundo?

Antes de explicarte qué es la distribución intelectual y el porqué la están usando las grandes marcas –y algunas personas–, lee esto que me compartió un lector de Ecuador:

Tengo a mi cargo la distribución de un producto maravilloso, es un producto cosmético para la piel, elimina el acné, manchas, paño, celulitis, estrías y cicatrices, realmente funciona, pero he tratado por todos los medios de comercializarlo, he volanteado, he publicado en internet, he publicado anuncios en prensa escrita y no funciona, el asunto es el siguiente; ya no tengo dinero, estoy casi en bancarrota y tengo el producto ideal, único, de bajo costo…. pero no se qué más hacer…

El producto tiene muchos estudios que avalan su efectividad. Lo he comercializado al por mayor pero sin mucho éxito. Es un producto nuevo, no sé qué me falta, pero la verdad es que prácticamente ya no me quedan recursos. Estoy con deudas hasta el cuello y me veo a mi mismo sentado sobre la gallina de los huevos de oro y no puedo coger ni uno solo…

¿Por qué teniendo un producto estupendo no logra elevar sus ventas? Simple, él no ha utilizado la distribución intelectual.

Este término lo acuño un economista y autor llamado Paul Zane Pilzer para referirse a una estrategia estupenda de ventas –y por supuesto de fuente de ingresos ilimitados–.

La distribución intelectual consiste en aprender sobre un nuevo producto o servicio que antes no sabías que existía –o creías que no podías pagar–, después, debes educar a los consumidores para que también lo conozcan y reproduzcan lo aprendido.

La industria multinivel se ha beneficiado de este concepto durante décadas, ahora tú puedes hacerlo también.

¿Por qué este lector en Ecuador no ha logrado obtener ganancias ilimitadas con su producto? Él me aseguró que estaba comprando mucha publicidad, pero no le llegaban los pedidos que pagaran por lo menos ésta, tal como lo mencionó, tiene un producto especial y diferente, pero no tiene ingresos.

Ese es su principal problema: tiene un producto nuevo y efectivo.

¿Qué hace una empresa multinivel para vender sus productos?

Invita a miles de personas a usar su producto, así, una vez que lo conozcan y hayan utilizado, ellos lo recomendarán a otros miles de personas. ¿Simple? ¡Por supuesto!

En la distribución intelectual tú educas a tus consumidores para que ellos a su vez eduquen a los siguientes consumidores. Mi lector debe enfocarse en educar a sus consumidores. Puede hacerlo en su página de Facebook, más adelante te hablaré sobre este tema.

También educas a tus vendedores y haces que usen tu producto, ¡sólo así tendrás éxito! Cuando compro un automóvil les pregunto antes a los dueños de ese modelo sobre qué opinan de él y cuáles son sus ventajas e inconvenientes, ¡nunca le pregunto a alguien que tenga un automóvil diferente!

Los vendedores de automóviles en las agencias automotrices no son propietarios de aquello que desean vender, ¡por eso no conocerán todo sobre él! Es más, algunos ni siquiera tienen auto, ¿podrán convencer realmente al cliente? Sí, lo convencen, pero podrían hacer más si condujeran al menos uno de los que venden.

Siempre destacaré que es mejor mostrar los beneficios que las características de tu producto, pero si tú no lo utilizas, no conocerás realmente cuáles son sus beneficios, o sus errores.

Debes usar el producto o servicio que están vendiendo, sólo así podrás convencer a tus consumidores, ya que tú estás convencido.

Los vendedores se han convertido en expertos recitando las características de los productos o servicios, pero desconocen sus beneficios. Y nunca los conocerán si no son usuarios.

Esa es la ventaja del multinivel, sus vendedores son los usuarios de los productos, entonces no dudan en comunicarles lo observado a sus clientes.

Si deseas tener éxito en tu proyecto y tener dinero ilimitado, tienes que utilizar la distribución intelectual.

Usa tu producto o servicio, experimenta con él y modifícalo como lo haría un cliente, sólo así podrás vender ilimitadamente.

También tienes que escuchar al cliente y disiparle todas sus dudas, ese es un elemento clave en la distribución intelectual.

No aprendas todo de memoria, ¡tienes que vivirlo!

Siempre señalo que el error de muchos supermercados es el de tener cajeros que memorizan la atención al cliente, pero no la viven. A ellos los capacitan para recitar de memoria ciertas palabras y ejecutar ciertas acciones, incluso puedes ver en las cajas las instrucciones, algo como esto:

1. Sonríe.

2. Pregúntale si encontró lo que buscaba.

3. Vuelve a sonreír.

4. Pregúntale si necesita una recarga.

5. Agradécele y dile que vuelva pronto.

¿No me crees? La próxima vez que vayas a un supermercado date cuenta de esto.

Si quieres tener éxito con la distribución intelectual tienes que vivir el servicio al cliente, nunca memorizarlo.

No afirmo que esos pasos sean malos, pero no causarían el impacto que buscamos si los recitan sin emoción, esa emoción que produce vivir el servicio al cliente.

Recuerda una situación donde te sentiste bien con la atención que te brindó un proveedor de algún servicio al cliente. Te voy a confesar algo, cuando tenía que hacer tratos comerciales con personal burocrático, comencé a tener una relación interpersonal más estrecha con ellos; les preguntaba sobre sus hijos, su pareja, sus intereses y más detalles personales, a veces les llevaba un café, incluso una rosa a las mujeres cuando era su cumpleaños, a los administradores les invitaba a mis habanos, en fin, siempre procuré hacerlos mis amigos, ¿y qué crees? ¡Funcionó! Me trataban como si fuese su amigo, siempre me atendían rápidamente y con una gran sonrisa. A los demás clientes los trataban fríamente, pero a mí no.

El cliente le comprará más productos o servicios a aquel que considere su amigo y evitará a aquel que no conozca. Entonces tienes que hacer algo semejante a lo que yo hacía: trata a tus clientes como tus amigos, así tendrán confianza para adquirir aquello que vendes.

Te vuelvo a repetir: vive el servicio al cliente, no lo padezcas. Y si tienes empleados, incúlcales que también lo hagan, verás que todo cambia inmediatamente.

No memorices el servicio al cliente, ¡vívelo!

Lo vivirás si usas tus productos o servicios. Dáselos también a tu familia y pídeles su opinión, descubrirás bastante.

Tal vez ya te hayas dado cuenta que con la distribución intelectual tienes que hacerle notar a tu consumidor o cliente que estás contribuyendo a mejorar su calidad de vida cuando usa tu producto o servicio.

Si logras que tu comprador se pregunte “¿por qué no conocí este producto antes?”, tendrás un éxito sin precedentes.