Estudia el pasado si quieres pronosticar el futuro

Confucio

Desde pequeños nos han programado para la pobreza, sobrevivir o ser millonarios. Sin darnos cuenta hemos recibido centenares de instrucciones hacia nuestro inconsciente para hacer o dejar de hacer algo que nos provea riqueza.

Nuestros padres tenían una idea sobre la riqueza que nos enseñaron consciente o inconscientemente. Laura, una lectora, me compartía que su madre le había dicho desde pequeña que el dinero era la “raíz de todos los males”, por eso cuanto ella comenzó a trabajar –y por ende a ganar dinero– buscaba cómo gastarlo rápidamente, como si evitara contagiarse de ese “mal”.

Un asistente a mis seminarios no podía conservar su dinero porque sus padres le afirmaban de niño que la vida era para disfrutarla, por eso todo lo que ganaban, lo destinaban para diversiones, aunque nunca tenían lo suficiente, eran “felices”. Para que se diera cuenta de su programación, le pregunté qué pasaba cuando alguien enfermaba, a lo que él me contestó que iban a pedir prestado para curarse; lo mismo ocurría una semana antes del pago, iban a buscar quién les diera un préstamo para poder comer los días restantes. Cuando se dio cuenta que consideraba que el dinero era para gastarse, cambió esa creencia por “el dinero es para producir más dinero” y comenzó a tener el control sobre él. También cambió su forma de pensar cuando le hice ver que sus padres ahora viven a expensas de él y de sus hermanos ya que no tienen dinero para su vejez y que si no cambiaba sus hábitos, estaría igual que ellos en unos años.

A todos nos han programado para tener o no tener dinero, a veces de forma verbal, otras con demostraciones.

Si viste cómo tus padres sufrían por él, pudiste suponer que el tenerlo era la razón de sus problemas, pero si observaste como eran felices con él, buscaste cómo obtenerlo para también gozarlo.

Cómo te comenté anteriormente, provengo de una familia de comerciantes, como resultado siempre podíamos tomarnos vacaciones en los mejores lugares y en general disfrutar del dinero, por eso he buscado cómo obtenerlo y me hace feliz el poseerlo, pero, ¿qué hubiese sucedido si mis padres demostraran que sufrían por el dinero? Probablemente ahora diría que no es importante.

Los profesores también han influido. Ellos nos han compartido sus ideas respecto al dinero. Si consideraban que era difícil ganarlo, crecimos con ese pensamiento y nos podría resultar complicado obtenerlo, en cambio si afirmaban lo contrario, pudimos buscar diversas formas de atraerlo a nuestras vidas.

Como puedes darte cuenta, no sólo lo que escuchamos de niños es importante, también lo que vimos lo es. Ten en cuenta esto: nuestro cerebro aprende por los cinco sentidos, por eso si deseas fijar algo en él, debes involucrarlos, es decir, si deseas reprogramarte para cambiar tu relación con el dinero, tienes que utilizar todos los sentidos.

Vamos a hacer un ejercicio ahora: imagina que eres feliz con el dinero, ¿Qué sientes? ¿Qué hueles? ¿Qué saboreas? ¿Qué ves? ¿Qué escuchas? A este se le denomina visualización y es más poderosa si usas los cinco sentidos.

La visualización es utilizada por los deportistas para mejorar sus jugadas, por ejemplo, hace tiempo trabajaba con un equipo de baloncesto, a todos los jugadores les pedía que se imaginaran corriendo, compartiendo pases de balón y encestándolo de forma extraordinaria. Como se hacían estos ejercicios antes de un juego, ellos mejoraban su desempeño en él. Por supuesto se utilizaban los cinco sentidos: se olían jugando –si, olían su sudor y el de los demás–, identificaban los sabores que tenían en sus bocas –obviamente eran sus sabores, no los de los demás–, sentían cómo sus músculos se movían, escuchaban a los demás animándolos y se veían triunfando.

Esto también lo puedes hacer para la atracción de riqueza, recuerda que ya estás programado de una u otra forma, por eso tienes que reprogramarte hacia la obtención del dinero. Imagina que estás multiplicando tu dinero –evita visualizar que lo estás gastando, eso sería contraproducente–. ¿Qué sientes? ¿Qué hueles? ¿Qué saboreas? ¿Qué ves? ¿Qué escuchas?

Si haces esta práctica constantemente, lograrás grandes avances ya que estarás asociando el dinero con la multiplicación del mismo. Asociar es otra clave para reprogramar tu cerebro.

¿Cómo te aprendes el nombre de aquella persona que acabas de conocer? Si es un nombre común, será más sencillo que lo recuerdes, ya que buscarás alguien que se llame igual, pero si es alguno que no hayas escuchado antes, te será más complicado. Por ejemplo, me acabas de conocer, me presento y te digo que me llamo Antonio, entonces sin darte cuenta comienzas a buscar en tu memoria alguien que se llame como yo, sucede que tu primo se llama igual, por lo que haces una asociación: “él se llama como mi primo”. La próxima vez que me veas, tu cerebro, gracias a la asociación, te dará mi nombre.

Por eso Laura, la persona que te comentaba anteriormente, hizo una asociación negativa con el dinero, por lo que pensaba que “el dinero era la raíz de todos los males” y por eso lo alejaba de su vida.

Es lo que sucedía con el ya famoso perro del científico Iván Pávlov, después de mostrarle comida junto con el sonido de la campana, el perro salivaba cuando la escuchaba, aunque ya no hubiese comida. El perro había asociado el sonido de la campana con comida, por eso inconscientemente se preparaba para recibirla.

Sucede lo mismo con el dinero, muchas personas cuando escuchan esta palabra, en lugar de salivar, buscan cómo gastarlo para deshacerse de él y así librarse de todos sus males. Te recuerdo que esto ocurre, inconscientemente por las asociaciones que tenemos. En cambio, los millonarios ven dinero y su mente comienza a darles parámetros para multiplicarlo, porque asocian el dinero con abundancia.

Por eso te he recomendado la visualización, así comenzarás a asociar el dinero con la multiplicación. Por supuesto puedes hacer las visualizaciones que desees, cambiando la multiplicación por otras acciones.

Si de cualquier forma utilizarás la asociación, ¿por qué no usarla para tu beneficio? Otros ya nos han programado para que asociemos el dinero con infelicidad o miedo, de nosotros depende asociarlo con felicidad, seguridad y abundancia. Como puedes darte cuenta, estás programado para ser pobre, sobrevivir o ser millonario, pero tú eliges qué estilo de vida deseas llevar.

Pero no sólo asociamos, también imitamos, ¡esto complica más nuestra existencia! No te asustes, también nos sirve para conseguir aquello que deseamos, te lo mostraré en unos momentos.

Para aprender, nuestro cerebro utiliza la imitación. Si en una misma habitación están dos bebés y uno de ellos comienza a llorar, lo más probable es que el otro también lo haga, esto se debe a la imitación. Por eso los niños de unos cinco años comienzan a vestirse como sus padres, ellos los imitan constantemente, conforme van creciendo, adoptan ciertos comportamientos que observan de todos los adultos.

Este tipo de imitación es una estrategia inconsciente (también existe otro tipo, que es consciente, de ella escribiré más adelante), por tanto no te das cuenta cuando lo estás haciendo, si observas a dos adultos conversando, verás que en algún momento uno de ellos comienza a tener una postura semejante a la de su interlocutor. La imitación es la razón por la cual visitas algún lugar donde tengan otro tono de voz y regreses a tu lugar de origen con uno similar.

¡Entonces debes tener cuidado de con quién convives!

Si permaneces mucho tiempo con personas pesimistas, creerás que todo está en tu contra, en cambio si convives con optimistas, buscarás cómo sacarle el provecho a cualquier situación que se te presente.

Debido a la imitación, te has programado para exigirte más, ser indiferente o conformarte con aquello que tienes.

Desde niño has estado con miles de personas, de las cuales has imitado sus comportamientos y pensamientos, por eso tienes que hacer un inventario de aspectos que no te agraden, para modificarlos. No debes buscar quién te dio esos comportamientos y pensamientos, no te sería útil, es mejor que descubras qué tienes que cambiar y lo hagas, es decir, no busques culpables, busca soluciones.

Por esto, a partir de este día, elige cuidadosamente a aquellas personas que te rodean, ya que ellas influirán para tu éxito o fracaso.

Te recomiendo también elegir a quién imitar, para mejorar tu forma de ser y actuar creando tu propia personalidad. Eso es lo que hace un adolescente, comienza imitando, para ir construyendo su propia forma de ser y actuar.

La presentadora de televisión estadounidense Oprah Winfrey, dijo en una conferencia en la universidad de Stanford, que en sus primeros años en los medios de comunicación, había imitado a la periodista Barbara Walters, pero años después se dio cuenta que tenía que ser diferente a ella, con lo cual creó su propio estilo, ese que la ha hecho diferenciarse del resto.

¿A qué personas de éxito o millonarios deseas imitar? Haz un listado y comienza a conseguir vídeos de ellos, artículos que los describan, libros que indiquen su actuar, en fin, cualquier material que te acerque a su personalidad, para que imites aquellos rasgos útiles para lo que te has propuesto, creando posteriormente tu propia forma de ser y actuar.

Si le pides a un millonario una lista de personajes que lo han influido, sin problema alguno te daría al menos diez nombres, pero si le solicitas lo mismo a una persona con problemas económicos, difícilmente te podrá dar unos pocos. Esto se debe a que los primeros saben que pueden aprender de otros para siempre tener dinero, mientras los segundos suponen que otros deben resolver sus problemas económicos.

Thomas Alva Edison escribió en sus diarios que todos los días aprendía de políticos, historiadores, empresarios e innovadores, leer sobre ellos o conversar con ellos era parte de su rutina. Si investigas la vida de otros personajes importantes, descubrirás que hacían algo semejante, la razón es simple: si otros ya consiguieron lo que deseaban, entonces podemos aprender su proceso para obtenerlo.

¿Te das cuenta? Si deseas tener éxito, debes conocer su proceso, es decir, cómo lo hizo. La mayoría de personas se pregunta por qué logró cierto resultado, pero esto no le dará información, tiene que darse cuenta de cómo logró ese resultado, así descubrirá qué pasos tiene que dar para conseguir el éxito. ¡Esta es la imitación consciente!

Si descubres qué hizo tal o cual personaje que admiras, entonces podrás reproducir sus pasos, así te ahorrarás tiempo, dinero y esfuerzo. Por eso los millonarios admiran a otros, sin saberlo, están imitando su actuar conscientemente, creando su propia metodología del éxito.

La imitación consciente e inconsciente te ayudará a reprogramarte para atraer la riqueza, pero también te llevará al fracaso si eliges inadecuadamente a las personas que te rodean o con las que convives a diario.